La sostenibilidad ha pasado de ser un posicionamiento estratégico a una necesidad para la supervivencia de las empresas.

El pasado 8 de abril pude asistir a unas jornadas organizadas por el Clúster de Turismo de Extremadura. Estas jornadas se dividieron en dos apartados, uno enfocado a la mejora de la Calidad en el turismo y la otra relacionada con las redes sociales.

Tuvimos la suerte de tener a la directora de AENOR en Extremadura, Mónica Barroso Bravo, la Jefa de sección de empresas y actividades turísticas en la Consejería de Cultura y Turismo, Rosa Miranda Guisado así como el director de la consultora Auren; Eduardo Romero. Para la parte de redes sociales tuvimos la suerte de contar con Pedro Jareño, Responsable de Comunicación de Minube y dos Key accountants.

La temática de este encuentro se centró en la necesidad de implantación y certificación de las empresas turísticas extremeñas en materia de calidad, medioambiente y Responsabilidad Social. AENOR (Asociación para elaborar normas a nivel internacional) se centró en las diversas certificaciones disponibles para empresas turísticas en las que destacamos:

  • La clave es la implicación de las empresas.
  • Ordenar, planificar y controlar
  • ISO 9000 o Q calidad, (Calidad)
  • ISO 14000 o EMAS, (medioambiente
  • Accesibilidad (web turismo accesible)
  • UNE normas (UNE 1677001:2006, UNE183001:2006 alojamientos rurales)
  • OSHAS 18000 (Certificación del sistema de gestión de Salud y Seguridad en el trabajo)
  • SGE 21 o EFR Empresa familiarmente responsable.
  • ISO 26000 Responsabilidad Social (RSC)

A mí me gustaría centrarme en esta última certificación (ISO 26000 RSC) que trata de crear unas bases para la implantación de medidas y estrategias de responsabilidad social empresarial en organizaciones y PYMES. Siguiendo con un artículo publicado recientemente:

Como ya comente en un post anterior la RSC puede ser una estrategia para salir de la crisis.

https://royortiz.wordpress.com/2010/05/28/la-responsabilidad-social-corporativa-rsc-como-estrategia-para-salir-de-la-crisis/

Para que una estrategia de responsabilidad social sea efectiva debemos de dejar de verla como acciones altruistas o donaciones a ONG. La Responsabilidad Social debe ser un posicionamiento estratégico, una herramienta de gestión y diferenciación. Una forma de entender el negocio y las acciones con los proveedores, clientes, visitantes y demás grupos de interés.

La responsabilidad social nos aporta conocimiento de nuestros colaboradores, proveedores y clientes, nos mantiene en contacto con nuestros grupos de interés y nos permite mejorar los aspectos no solo económicos sino los costes ambientales y sociales. Nos permite estar mejor preparados para los cambios y nos da una reputación a través de las practicas transparentes que da confianza al cliente y que permite crear tu propia marca con tus criterios de calidad o eficiencia pero además tu propia código de conducta y prácticas sostenibles.

Una estrategia de responsabilidad social entendida como una apuesta por el valor intangible de la empresa y correctamente transmitida e implementada por todos los empleados de una organización permitirá alcanzar los siguientes beneficios:

  • Fuente de innovación.
  • Implicación y motivación del personal.
  • Generar oportunidades de negocio.
  • Mejora el posicionamiento respecto de la competencia.
  • Mejorar gestión de los riesgos emergentes.
  • Satisfacer Grupos de interés clave.
  • Mejora las relaciones con la Administración.
  • Identificación y asesoramiento sobre las mejores prácticas.
  • Concienciación y sensibilización.
  • Generar confianza tanto a clientes como empleados.
  • Proteger y mejorar imagen de marca, reputación.
  • Valor añadido para accionistas e inversores.
  • Ventajas ante entidades financieras y empresas aseguradoras.
  • Eficiencia en costes y operativa.
  • Atraer, fidelizar e integrar a clientes y empleados.
  • Cumplimiento de requisitos legales aplicables.
  • Atraer y retener personal con talento.

Si unimos todos estos aspectos al gran poder de las redes sociales y el cambio en el turista del siglo XXI que identifica “Minube” entre otros muchos actores turísticos, empezamos a entender y ver el tremendo potencial y la necesidad imperiosa de ser más sostenibles. Entendiéndolo como ser más responsables en nuestras comunicación, implantar prácticas y medidas para el ahorros energético y mejora de la calidad del vida de las poblaciones locales, mejorar la comunicación los diversos grupos de interés o reducir el riesgo de la no transparencia o de una mala gestión de clientes, parece que:

“La sostenibilidad ha pasado de ser un posicionamiento estratégico a una necesidad para la supervivencia de las empresas”.

¿Conoces alguna práctica sostenible que lleve a cabo tu empresa?

¿Crees que la sostenibilidad puede mejorar la supervivencia de tu negocio?

La consultora Accenture ha publicado junto con la iniciativa UN Global Compact una encuesta realizada a los un gran número de altos cargos y directivos sobre la sostenibilidad de las empresas.

Destacamos:
• 93% cree que la sostenibilidad será crítica en el futuro éxito de sus empresas
• 86% cree que se debería invertir en mejorar la formación de directivos en esta materia.
• 96% creen que se debería integrar la sostenibilidad en la estrategia y las operaciones de la empresa.

Descarga del documento:

A New Era of Sustainability.

¿Crees que la sostenibilidad será importante para la supervivencia actual o futura de tu negocio turístico?

Artículo “El turismo puede superar la crisis”

La revista La Comarca de la Vera publica en su revista trimestral un artículo muy interesante sobre el estado del turismo rural en la comarca y la necesidad de mejorar la difusión y promoción del producto turístico de la comarca. Es aquí donde PURAVERA se enfoca y donde cree poder desarrollar oportunidades de esta debilidad actual. Es importante como menciona mi compañero en PURAVERA “Luis Yanes” citado en el artículo, que debemos trabajar todos en la misma dirección intentando colaborar para mejorar el producto turístico ofrecido y conseguir reducir la estacionalidad del turismo actual atrayendo turismo extranjero.